Después de días de polémica y búsqueda, madre e hija finalmente dan la cara y cuentan la versión de sus hechos.

Se trata de Norma Bracamontes, la madre que a escondidas sacó a su hija Emily de un hospital de Phoenix Arizona.

La pequeña de 11 años padece de leucemia y estando internada le tuvieron que amputar el brazo derecho a causa de una severa infección.

La madre confiesa que tomó esa drástica medida, presuntamente porque se sentía acosada por el hospital para resolver la situación del seguro médico que se estaba venciendo.

Ambas cruzaron a México y están ahora en Algodones Baja California, donde Emily sigue su tratamiento con doctores de esa localidad.