OSO, Washington - La búsqueda de sobrevivientes de un letal deslave en el estado de Washington se amplió para incluir a más de 100 personas cuyo paradero aún se desconoce, mientras la cifra de muertes causadas por el cúmulo de árboles, rocas y escombros que arrasó una comunidad rural subió a 14.

Familiares de los desaparecidos y vecinos de la comunidad usaron sierras de cadena y sus propias manos para despejar los restos apiñados en medio del lodo.

Las autoridades dijeron que buscaban a más de un centenar de personas que se reportan como desaparecidas desde el desastre registrado a 55 millas al noreste de Seattle. Predijeron que el número de desaparecidos bajará conforme se vaya descubriendo que están a salvo. Pero la longitud de la lista inicial genera ansiedad dos días después que cerca de una milla de tierra se precipitaron sobre un poblado ubicado a orillas del remanso de un río.

"La situación es muy sombría", dijo el jefe de bomberos del condado Snohomish Travis Hots, y enfatizó que las autoridades aún están en modalidad de rescate y que albergan esperanzas. No obstante, señaló que no se ha "encontrado a nadie con vida en esta pila desde el sábado".

La portavoz de la policía de Snohomish Shari Ireton dijo que las cuadrillas de búsqueda y rescate descubrieron otros seis cadáveres, lo que eleva el número de decesos confirmados a 14.

Alrededor de 30 casas quedaron destruidas, y los escombros bloquearon un largo tramo de una autopista estatal cerca de Arlington.

El director de Manejo de Emergencias del condado Snohomish John Pennington dijo que la lista de 108 nombres incluía obreros de la construcción que trabajaban en la zona y personas que pasaban en auto, aunque advirtió que eso no significa necesariamente que hay decenas de fallecidos.