Un fanático de Beyoncé se abalanzó sobre ella aprovechando que la cantante se arrodilló en el borde de la tarima,  y la atrapó con fuerza por completo hasta sacarla momentáneamente de un escenario en Sao Paulo, Brasil.

El "rapto" duró apenas algunos segundos, tras los cuales fue rescatada del seguidor, un hombre sin camisa, por su equipo de seguridad.

La diva, vestida con un sexy enterizo azul, no interrumpió el concierto y siguió cantando como si nada hubiera ocurrido.

Al final, Beyoncé se aproximó de nuevo al público, se arrodilló en el mismo lugar del incidente y volvió a saludar a muchos de sus seguidores.