Una pelea de bar entre los encargados de la seguridad y varios clientes dejó dos personas detenidas y el video de la pelea difundido a través de la internet se ha convertido en viral.

 El video, tomado el pasado domingo, muestra a varios guardias golpeando a dos hombres en Dirty Blondes Sports Bar en Fort Lauderdale Beach. En el video, un hombre vestido con una camisa de "seguridad" se ve agarrar a alguien desde atrás. Otro hombre con una camisa "de seguridad" está a la vista y es visto golpear a alguien y pisándolo fuerte en la cara con el pie.
 
Después de la pelea, un guardia le dice a los dos hombres golpeados: "tengan un buen día."
 
Los dos jóvenes golpeados, Alexander Coelho, de 29 años y David Parker, de 28, fueron arrestados después de la pelea.
 
Cuando llegaron los agentes de policía de Fort Lauderdale a las 7 de la tarde, dijeron que Coelho y Parker estaban teniendo un enfrentamiento verbal con los miembros de la seguridad. Ambos tenían sangre en ellos y estaban  amenazando al personal, dijo la policía.
 
Coelho había empujado a un oficial cuando éste estaba tratando de obtener información de él, dijo la policía. Fue arrestado y acusado de conducta desordenada y agresión
 
Según el informe del arresto de Parker, a este se le dio un aviso a comparecer ante el tribunal por la policía, cuando Parker regresó al bar y quiso armar una pelea en la calle, dijo la policía. Luego fue arrestado y acusado de conducta desordenada y resistencia al arresto.
 
El propietario de Dirty Blondes dijo que el problema surgió cuando los jóvenes estaban hablando de forma despectiva a losmiembros de la seguridad. El propietario también dijo que el grupo fue expulsado por discutir con el camarero porque sus bebidas no tenían suficiente alcohol.
 
Pero ahora el grupo de jóvenes agredidos busca en línea "obtener justicia para las víctimas de los agentes de seguridad", de acuerdo a la página de Facebook Boicot Dirty Blondes.
 
La página, creada el pasado lunes, y ya cuenta con más de 2.000 likes desde la noche de este martes.
 
La policía dice que  el incidente seguirá siendo un caso abierto y siguen pidiendo a cualquier persona con más información llamar al 954-828-5546.