Un leopardo cayó en el fondo de un pozo seco en el sur de la India y quedó allí atrapado a gran profundidad, pero varios funcionarios forestales se las ingeniaron para salvar al hermoso animal.

Los funcionarios bajaron hasta el pozo una jaula con un pollo dentro, que fue el que le sirvió como señuelo al tigre para que entrara, y poder de sa maners ser capturado y sacado del profundo agujero.

El felino más tarde fue liberado en su hábitad natural sano y salvo.