Con el misterio que ya lo caracteriza, el artista británico Banksy llegó a las calles y muros de Nueva York, y su obra causa revuelo como lo ha hecho en todo el mundo.

El irreverente grafitero además publicó en su website que vendió en pleno Central Park obras suyas por 60 dólares cada una, ocultando que eran suyas.

Las pinturas, en blanco y negro, fueron vendidas el sábado en las calles neoyorquinas por un anciano, quien recolectó tan sólo 420 dólares, cuando las obras de Banksy se cotizan hasta en dos millones de dólares.

La obra de Banksy, quien no ha revelado su identidad, es reconocida por el humor y la crítica social y política.