Los crímenes y las violentas muertes que ocurren a diario desgraciadamente dejan mucho trabajo a los llamados “limpiadores de la muerte”. 
 
Ya sean suicidios, homicidios o accidentes, los servicios de limpieza y desinfección son básicos e importantes tras una tragedia. 
 
“Porque es peligroso, no queremos faltarle al respeto a nadie pero manejamos cada situación como una escena potencialmente contaminada con una enfermedad contagiosa, por eso usamos equipo de protección.
 
Y es que para limpiar una escena del crimen no es suficiente usar agua y jabón, sino un equipo altamente calificado y  químicos especiales. 
 
Estos trabajadores tienen una situación doblemente difícil, ya que no solamente se encuentran con escenas extremadamente desagradables, pero también tienen que lidiar con las familias afectadas.