Hay días en que uno tiene la suerte de su lado y se puede salvar de hasta de una muerte segura.

Seguramente el joven de las imágenes aún no se cree lo que ha estado a punto de pasar. En una carretera de Rusia un bus se para para que los viajeros se bajen. Un joven se dispone a cruzar sin mirar y a toda velocidad al otro lado de la cerretera, con cero visibilidad y entre camiones.

Al otro lado, un camión se acerca a toda velocidad sin saber que en instantes estará a punto de matar a alguien.

Los rápido refeljos del joven que iba a cruzar le salvaron la vida e hicieron que la cosa solo quedara en un gran susto.

Seguro para la próxima vez pondrá más atención al cruzar, irá más despacio o lo hará por la zona habilitada para los peatones.

Por su parte, el pobre camionero se llevó el susto de su vida.