Cuatro días después del paso del tifón Haiyan, el Departamento de Estado reporta que dos de los muertos son estadounidenses, mientras que el Gobierno filipino cifró en 1,744 el balance de muertos hasta el momento.

Según la portavoz de dicho departamento, Jen Psaki, el número de estadounidenses muertos puede aumentar cuando se reciba más información.

Aunque datos extraoficiales e informes de campo hablaban de decenas de miles de fallecidos, el presidente Benigno Aquino dijo a CNN que la cifra era muy exagerada, y que era más preciso hablar de 2,000 a 2,500 muertos.

De acuerdo con información oficial, unos 10 millones de filipinos están damnificados por el tifón, llamado "Yolanda" localmente, de los cuales unos 660,000 fueron desplazados.

Por otro lado, ocho personas murieron aplastadas cuando miles de damnificados por el tifón entraron a la fuerza en una bodega de arroz del gobierno en el centro de Filipinas, informaron el miércoles autoridades.