Una planta de energía que ha sido una parte vital del panorama de Fort Lauderdale desde hace más de 50 años fue demolida la mañana de este martes.

La compañía Florida Power & Light  dinamitó las instalaciones de la histórica planta eléctrica para derribar las cuatro torres de 350 metros de altura y las cuatro calderas de 7,500 toneladas de la planta de Port Everglades.
 
La demolición se llevó a cabo en unos 60 segundos y fue la mayor demolición de una planta de energía en la historia de Florida, según la compañía.
 
La planta está siendo demolida para dar paso a un nuevo centro de energía más limpia que funciona con gas natural producido en Estados Unidos. La nueva instalación, que será un 35 por ciento más eficiente y consume menos combustible, proporcionará energía para 260,000 clientes.
 
La construcción del nuevo centro comenzará en el 2014 y se espera que esté en funcionamiento en el 2016.