Los restos de lo que fue la tormenta tropical Chantal, convertidos en una onda tropical, pasarán al norte a través de las Bahamas más tarde este jueves. Aunque el sur de Florida se mantiene en la trayectoria de este sistema. Un cambio del patrón de comportamiento de este sistema traerá tormentas para la Florida para este viernes y sábado.

Un hermoso día está reservado para este juevescon un aire seco que hace que disminuyan las posibilidades de tormentas en el sur de Florida.

La mayoría de las tormentas serán interiores con cielos parcialmente nublados, con temperaturas alrededor de los 88 grados farenheit. Durante la noche dee este jueves, se mantendrá parcialmente nublado con algunas lluvias.
 
Mientras que el domingo destará parcialmente soleado con lluvias y tormentas eléctricas dispersas.

Sin embargo, a su paso por República Dominicana y Haití, la tormenta tropical "Chantal" dejó un muerto, caos, en especial en la capital, fuertes lluvias antes de abandonar La Española en forma de onda tropical.

Sin embargo, aún podría producir fuertes lluvias y ráfagas de viento, según el Centro Nacional de Huracanes en Miami.

La que se temía iba a ser casi un huracán se redujo a lluvias torrenciales y vientos de hasta 75 kilómetros por hora que causaron evacuaciones, apagones, inundaciones y serios problemas de tráfico, principalmente en Santo Domingo.

La Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) informó que al menos cinco acueductos y sistemas de alcantarillado quedaron fuera de servicio por varios apagones causados por la tormenta, dejando sin agua a numerosos sectores de la capital.

Además, efectivos del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) y de la Defensa Civil del país, evacuaron a unas 300 personas en Gran Santo Domingo y en las ciudades de San Cristóbal (sur) y Monte Plata (centro).

En todo el país se han dispuesto 3,000 refugios para dar cobijo a la población que lo precise.

Los apagones también causaron el cese del funcionamiento de los semáforos, lo que contribuyó a incrementar el caos circulatorio.
Hasta ahora la primera y única víctima de la tormenta fue un bombero que murió cuando trataba de destapar una alcantarilla en un barrio del norteño municipio de Maimón, que pertenece a la provincia Monseñor Nouel (norte).

Las autoridades informaron que el fallecido, identificado como Juan Ramírez, murió al ser golpeado por el fuerte brote de agua que surgió cuando la destapaba.

La tormenta también obligó a las aerolíneas a cancelar algunas de sus operaciones de este miércoles tanto en la capital como en otras ciudades.

En el Aeropuerto Internacional de Las Américas, José Francisco Peña Gómez, cuatro fueron los vuelos comerciales cancelados por American Airlines desde y hacia la ciudad de Miami; mientras que la aerolínea Gol canceló sus vuelos desde y hacia las ciudades de Sao Paulo, Rio de Janeiro, Miami y Orlando.

Las aerolíneas Venezolana y Air Turks and Caicos también debieron cancelar sus operaciones desde y hacia Caracas y Providenciales, respectivamente.

En el caso del Aeropuerto Internacional La Isabela, Dr. Joaquín Balaguer, al norte de Santo Domingo, Aerolíneas MAS canceló sus operaciones hacia y desde Puerto Príncipe; en tanto Tortug Air aún mantiene sus operaciones desde y hacia ese destino.

Los aeropuertos internacionales Gregorio Luperón, de Puerto Plata, en el norte, y Presidente Juan Bosch, de Samaná, en el noreste, hasta el momento mantienen la programación regular de sus vuelos.

Las aerolíneas se han visto obligadas a reservar otros vuelos para los pasajeros afectados, que tendrán que quedarse en tierra entre uno y dos días hasta emprender el regreso, informaron a EFE fuentes de las distintas compañías.

La Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET) también recomendó a todas las embarcaciones que permanezcan en puerto en las costas atlánticas y caribeñas por el deterioro gradual que ha causado el paso de la tormenta, con olas de entre dos y tres metros de altura.

Las autoridades temieron que en un principio la tormenta afectara a todo el territorio dominicano. Sin embargo, en algunas como las provincias de El Seibo y Hato Mayor, ambas al este del país, el cielo sólo ha permanecido nublado con débiles lluvias.
La ONAMET explicó que la tormenta tropical es ahora una zona de baja presión situada a unos 370 kilómetros al este de Kingston (Jamaica).

El debilitado fenómeno meteorológico avanza hacia el oeste a unos 37 kilómetros por hora con vientos de hasta 75 kilómetros hora.
No obstante, ONAMET advirtió que aun cuando la tormenta se ha debilitado, provoca aguaceros moderados a fuertes en todo el país.

En Haití permanece en vigor la alerta roja y las autoridades han recomendado a aquellos ciudadanos con viviendas de construcción débil, refugiarse en casas de familiares y amigos con mejores estructura arquitectónicas.
La oficina del primer ministro de Haití, Laurent Lamothe, designó un gabinete de crisis para evaluar los daños.