Más de 300 capturados y 170 armas de fuego decomisadas, además de droga y dinero en efectivo, fue el resultado de una acción conjunta de autoridades federales junto con oficiales de la isla.

La acción, denominada "Resistencia Caribeña", es parte de los esfuerzos por reducir la criminalidad en Puerto Rico, la cual está en aumento.

En total, fueron 320 los detenidos y 155,000 los dólares decomisados en varios lugares de la isla.