Decenas de personas protestaron en la Ciudad de México por la visita papal en tiempos electorales, por el gasto que representa, y pidieron la separación del Estado y la Iglesia.