Tan pronto como María descubre que tiene un bulto en su seno izquierdo acude a su médico quien de inmediato le ordena los exámenes pertinentes, una mamografía y una ecografía. Ya que la mamografía mostraba anormalidades, el radiólogo del Baptist Health Breast Center le recomienda una biopsia. En menos de una semana ella ya sabía que tenía cáncer en el seno izquierdo. Su tratamiento consistió de: mastectomía, disección axilar, 4 sesiones de quimioterapia y tratamiento hormonal.

La biopsia de la cirugía arrojo: Carcinoma Ductal In Situ y Carcinoma Ductal Invasivo; estado 1. Ya el cáncer invasivo se estaba ramificando. Ella dice que le debe su vida a su prometido Roy, quien fue quien le detectó el bultico del tamaño de una canica. Gracias a la detección temprana el cáncer no avanzó.
 
Ella quiere compartir su historia con otras mujeres porque piensa que el cáncer de seno es una epidemia y aun sigue siendo tabú entre las hispanos, como su tía que nunca hablo de su enfermedad.
 
La detección temprana salva vidas. Debido a problemas familiares muy graves, ella se había descuidado y no se había hecho la mamografía, ni en 2009 ni en 2010. Hay un 98% porcentaje de supervivencia con la detección temprana. A una de cada 8 mujeres en el mundo se le diagnosticará cáncer de seno. En el 2012, casi 40,000 mujeres morirán de cáncer de seno.
 
Es importante que los familiares, hermanos e hijos sepan sobre su enfermedad por razones hereditarias. Si a una mujer se le diagnosticó cáncer de seno, por ejemplo, a los 42 años, su hija necesita comenzar a hacerse las mamografías a los 32 años. Es importante el auto examen de los senos todos los meses, 7 días después del el comienzo de la menstruación para detectar cualquier cambio en los senos. La mamografía y examen médico cada año después de los 40. Entre los 20 y los 30, un examen médico cada tres años. Hay muchas guías e información en Internet.