La sensibilidad, hinchazón o dolor en las mamas, tienen múltiples causas; algunas son tan naturales como los cambios hormonales que vivimos las mujeres mes con mes, otras pueden ser señal de padecimientos sin relación con el cáncer; sin embargo hay ciertas molestias cuyas características pueden ser sospechosas, y hay que acudir al médico oportunamente. Conócelas.

¿Por qué nos duelen los senos?

Los cambios hormonales son motivo común de molestias en los senos, y las mujeres los vivimos no solamente cada mes, sino en diversas etapas de nuestra vida. Baptist Health Breast Center, institución especializada en cáncer de mama, explica que cierta sensibilidad en los senos es normal durante la menstruación y puede formar parte del Síndrome Premenstrual. Del mismo modo, el Organismo señala que algunas molestias llegan a presentarse también como parte de la menopausia, el embarazo, la lactancia y la pubertad.

Baptist Health Breast Centerpuntualiza que el malestar cíclico –relacionado con la ovulación–, puede presentarse en ambas mamas o ser más intenso en un seno; pero la molestia usualmente se alivia una vez que pasa la menstruación. La institución indica que otros factores pueden provocar malestar, por ejemplo: un sostén inadecuado, cambio de peso, así como ciertos medicamentos y suplementos.

La entidad menciona que si bien el dolor de senos, no es un síntoma común de cáncer, hay ciertos casos en los que puede estar relacionado con el padecimiento, por lo que de presentarse con las características descritas a continuación, hay que acudir al médico.

Molestias que pueden ser señal de alerta

Dolor persistente que no desaparece después del periodo menstrual.

Dolor inusual y constante que no se había presentado antes.

Dolor localizado que no varía de lugar mes con mes.

Hinchazón frecuente y sensación de calor.

Molestias en los pezones, como comezón o irritación.

Baptist Health Breast Centerremarca que estos síntomas también pueden deberse a otros trastornos, sin embargo, dado que están relacionados con un tipo de cáncer poco común, vale más una visita oportuna al médico. Independientemente de estas molestias, recuerda que si descubres alguna de las siguientes señales también es necesaria la consulta de un especialista:

- Bultos o bolitas en algún seno o en las axilas

- Secreción en los pezones

- Cambio de tamaño de alguna mama

- Modificaciones en la apariencia de la piel en los senos o pezones, incluyendo hendiduras similares a la “piel de naranja”

Fuente: Baptist Health Breast Center