WISCONSIN - Los ciudadanos de Wisconsin han elegido a la demócrata Tammy Baldwin para que les represente en el Senado. Pero la noticia no es un nuevo triunfo de esta mujer de 50 años, sino que Baldwin se convirtió en la primera senadora del país que ha declarado su condición de homosexual.

Desde 1999, Baldwin había ido renovando su escaño en la Cámara de Representantes, donde centró su trabajo en temas relacionados con las energías renovables, la cobertura de la sanidad pública y la lucha contra la discriminación

Ya en esta cámara, Baldwin se convirtió en la primera mujer en declararse homosexual. Ahora llega al Senado, una cámara más conservadora y representando a un Estado donde el tema de los matrimonios gays no ha sido protagonista de la campaña, a diferencia de otros.

La jornada electoral norteamericana ha concluido con un impulso a la legalización de los matrimonios del mismo sexo, a los que el reelegido presidente Barack Obama apoyó durante la campaña.

Tras los refrerendos celebrados el martes en diferentes estados, ya son nueve los que los han legalizado por diferentes vías. Maine (53 contra 47) y Maryland (52 contra 48) han dado el "sí" a su legalización y, según los primeras encuestas sobre escrutinios, también el estado de Washington.

Son  ya nueve de los 50 estados de la Unión que reconocen estos matrimonios. La legislación ya se aplica en Conneticut, Iowa, Massachusetts, New Hampshire, Vermont, Nueva York y la capital federal Washington.

En el caso de Minnesota, que ya había legalizado los matrimonios gays, en este caso votaba para prohibirlos, pero la ciudadanía ha rechazado esta prohibición por  51-47.

Es la primera vez que la legalización de los matrimonios del mismo sexo se aprueban por voto popular, sin esperar a una iniciativa de las cámaras respectivas o acciones judiciales.