El ánimo en la sede general de campaña de los republicanos era sombrío el martes en la noche, momentos antes del anuncio del triunfo del presidente Barack Obama.

Los colaboradores del candidato republicano Mitt Romney comenzaban a aparecer en reducidos números y casi todos expresaban conmoción o sorpresa porque muchos estados habían votado por Obama.

Por su parte, comentaristas de Fox News ponían en duda los resultados en Ohio. A la pregunta de si todo estaba "decidido" en Ohio, el político republicano Karl Rove respondió: "No", ante la aclamación de gusto de la multitud.

"Creo que (eso) es prematuro", dijo Rove.