Algunas personas tienen perros, gatos o pájaros como mascotas pero un hombre de Siberia decidió adoptar a un cocodrilo.

Sergei Falkov adopto al bebé reptil de África cuando solo tenia ocho pulgadas de largo. ¡Ahora pesa 55 libras y sigue creciendo!

Tuzik, el apodo del cocodrilo, se ha acoplado muy bien a su nueva casa que se mantiene a 85 grados para que se sienta a gusto.  

Su dueño dice que Tuzik es muy amable aunque a un principio no fue así. Cuando el cocodrilo recién llego a la casa le rompió cuatros dedos a Falkov.

Pero el tiempo lo ha cambiado. Ahora, convive con un gatito y a veces comparten las mismas comidas.