Compañías de seguro y reguladores estatales recibieron con resistencia el anuncio que hizo el presidente Barack Obama este jueves en torno a que permitirá que las personas renueven por un año adicional sus seguros médicos actuales que habían sido cancelados o estaban por expirar.

Los detractores temen que este cambio en las reglas en torno a Obamacare afecte seriamente el nuevo mercado de seguros médicos a partir de 2014 y eleve las primas de las pólizas de seguro.

De acuerdo a una fuente citada por el New York Times, tras el anuncio de Obama, reguladores de seguro participaron en una conferencia telefónica, en la que muchos expresaron su desdén por la propuesta.

Por su parte, el analista Carl McDonald, de Citigroup, manifestó que el plan de Obama crea una “enorme carga administrativa” para las aseguradoras, que ahora tienen que echar para atrás y volver a poner en sus sistemas millones de pólizas de seguro que ya habían sido canceladas, reporta el diario neoyorquino.

Con el anuncio del jueves, el presidente busca recuperar la confianza en su Gobierno, seriamente afectada por los problemas en la web www.HealthCare.gov (que ha impedido el acceso a miles de ciudadanos a suscribirse en los nuevos planes médicos) y la política de cancelación de los planes médicos.

"Hemos hecho torpemente el despliegue de esta ley de salud", admitió Obama en la conferencia de prensa en la Casa Blanca, donde anunció que quienes lo deseen podrán mantener en 2014 los planes médicos que debían ser renovados o cancelados a fin de este año, esto a fin de cumplir con los requerimientos de la reforma de salud, promulgada en 2010.

"Vamos a resolver todos los problemas (...) Y la Ley de Cuidado Asequible (como se conoce a la reforma) va a funcionar", dijo.