Tomar café es un acto cotidiano en millones de personas en todo el mundo, un impulso casi inconsciente que nos acompaña cada mañana, pero cuidado porque su exceso, según un estudio, podría llevarnos a la muerte.

Sobre el café se han hecho infinidad de estudios y ahora surge uno nuevo publicado en la Clínica Mayo, que encontró una asociación entre tomar más de 28 tazas a la semana y un riesgo alto de muerte en las personas de 55 años o menores. Una taza de café es equivalente a ocho onzas (casi 200 mililitros).

Esto no prueba que el café causa la muerte. También parece contradecir un estudio que encontró que las personas que toman dos o más tazas de café al día reducen el riesgo de morir de enfermedades particulares, en contraste con quienes toman poco o no consumen café.

Así que las incógnitas sobre sus beneficios o peligros para la salud siguen estando abiertas y la pregunta del millón es ¿cuánta cantidad de café podemos tomar y cómo se supone que sabemos cuánto nos conviene?

Para elaborar las conclusiones, los investigadores estudiaron a más de 40,000 personas entre las edades de 20 a 87 años durante cerca de 16 años.

Los investigadores observaron el riesgo del consumo excesivo de café tanto en hombres como en mujeres menores de 55 años que tomaron más de cuatro tazas de café diarias en promedio.

En los hombres que actuaron de esta manera, el riesgo de muerte fue 56% más alto en comparación con quienes no tomaron café. En las mujeres, el riesgo fue aún mayor, el doble, en comparación con las que no tomaron café.

No hay un estudio que de la respuesta, ya que según los expertos, todo depende de la persona y su tolerancia a esta bebida, pero en general, sí hacen énfasis en la moderación.