Muchos padres creen que entre más pronto camine su hijo, mejor. Sin embargo, como todo en la vida, cada etapa tiene su razón de ser y gatear no es la excepción.

Al abusar del uso de andadores, el pequeño piensa que puede fácilmente desplazarse cuando en la realidad no es así, y esto pudiera retrasar todo el proceso que lleva al aprendizaje de caminar.

La primera sensación de libertad que experimenta un ser humano en la vida es precisamente cuando aprende a desplazarse y a conocer el mundo gateando. La psicóloga perinatal Ileana Páez-Hanser nos cuenta en un interesante artículo del portal IniciativaT.com  lo importante que es esta etapa.

No te lo pierdas haciendo clic aquí