MIAMI - Lo usual es que los hombres le disparen a los perros y no a la inversa, pero lo que le sucedió a Gregory Dale Lanier rompió el molde de la lógica.

De acuerdo con la policía de Sebring, al centro-sur de Florida, Lanier fue víctima de un disparo de su propia mascota.

Según el reporte de las autoridades, el hombre viajaba en su camioneta cuando su perro presionó accidentalmente el gatillo de un arma que estaba dentro del vehículo.

El disparo hirió en una de sus piernas a Lanier, quien le dijo a la policía que él pensaba que el arma se encontraba descargada.

La policía no arrestó al perro y consideró accidental el incidente.