Un estudio reveló que exponer los testículos a ultrasonidos puede ayudar a reducir la producción de espermatozoides, lo cual indica que podría convertirse en una forma de anticonceptivo masculino.

Los resultados del estudio demostraron que dicha reducción es significativa, al grado de poder generar la infertilidad.

El estudio se realizó en la Universidad de Carolina del Norte con fondos de la organización Bill & Melinda Gates Foundation.

Las investigaciones se hicieron con el uso de ratas. Según los científicos que participaron, las ratas que fueron sometidas a dos tratamientos de 15 minutos de ultrasonido redujeron su conteo de espermas a 10 millones por milímetro.

Un humano es considerado poco fértil cuando produce menos de 15 millones de espermas por milímetro.

Aún se tiene que determinar cuánto tiempo duran los efectos, así como los riesgos de hacerlo más de una vez, pues lo que se busca es un método de anticonceptivo mas no de esterilización permanente.