MIAMI - ¿Qué haría usted si al salir a la piscina de su casa el día de Navidad consigue una serpiente de 13 pies? Probablemente se llevaría un gran susto. Precisamente esto fue lo que le sucedió a una familia del Sur de la Florida. La enorme visitante se dio un paseo por la vivienda ubicada en la Avenida 97 y la Calle 183 del suroeste.

El misterioso regalo surgió justo cuando se está discutiendo una propuesta para prohibir la importación y la venta interestatal de pitones birmanas y otras ocho especies. El proyecto está estancado hace aproximadamente un año.

Se estima que en los Everglades y sus cercanías se alojan miles de estos animales.

La Unidad Antivenenos de los Bomberos acudió al rescate de la pitón y el asunto tuvo un final bastante feliz, digno de la Navidad.