El Parlamento jordano se vio envuelto en un escándalo sin precedentes en toda su historia. Ocurrió cuando uno de sus diputados, durante un acalorado debate, abrió fuego con un fusil Kalashnikov tras mantener una discusión con otro parlamentario.

Fuentes parlamentarias explicaron que el diputado Talal al Sharif discutía con otro, Qusai Dmaisi, durante un agitado debate en el que también estaba presente el primer ministro Abdalá Ensur, cuando salió del recinto para buscar un arma que tenía guardada en su automóvil.

Al regresar, Al Sharif fue interceptado por los guardias, pero no lograron que una de las balas que disparó alcanzara el techo.

La sesión había transcurrido de forma tensa con un debate entre los diputados después de que uno de ellos interrumpiera a Ensur y tratara de evitar que siguiera hablando. Se desconoce cuál era el asunto que debatían los diputados esta mañana. Ayer, los parlamentarios se reunieron para analizar el conflicto sirio y las amenazas de EE.UU de lanzar un ataque contra el régimen de Damasco.
Los diputados jordanos están divididos sobre este tema, y decenas de ellos son partidarios del Gobierno de Bachar al Asad.

Tras el incidente, el presidente de la Cámara baja, Saad Srour, ordenó que la reunión prosiguiera a puerta cerrada y la policía acordonó los accesos a la sede parlamentaria después de que algunas personas intentaran irrumpir en el lugar.

Srour también resolvió celebrar una sesión especial esta tarde para analizar el hecho, el primero de este tipo en la historia del Parlamento.