DORAL - Un tercer obrero ha muerto tras colapsar encima de él un garaje en el Doral este miércoles.

Los rescatistas habían sacado con vida a Samuel Pérez, de 53 años,  de entre los escombros, aunque antes tuvieron que amputarle una pierna.

Pérez fue trasladado al hospital, donde falleció a las 4 a.m. de este jueves, dijo la teniente Rosanna Cordero-Stutz, portavoz de la policía de Miami Dade.

Dos personas habían muerto previamente el miércoles al derrumbarse un enorme garaje en el recinto del Miami-Dade Community College en el Doral.

Esos dos trabajadores han sido identificados como Carlos Hurtado, de 48 años, y José Calderón, de 60.

Ahora, tras la muerte de Pérez, ya son tres las víctimas mortales de esta tragedia.

Y puede ser peor.

Otro hombre permanece desaparecido y los socorristas lo buscan este jueves entre los escombros, dijo el capitán Louie Fernández, del Departamento de Bomberos de Miami-Dade.

Se teme que pueda haber muerto, elevando a cuatro la cifra de víctimas mortales

Además, según los informes del Departamento de Bomberos cuatro personas fueron atendidas en el lugar de los hechos y transportadas posteriormente al Kendall Medical Center, mientras otras tres fueron atendidas en el lugar de los hechos y dadas de alta ahí mismo.

El garaje estaba siendo construído por la empresa Ajax Building Corporation, que ha dado sus condolencias a las víctimas y ofrecido ayuda en las operaciones de rescate.

En la estructura sólo había trabajadores de la construcción, dijo Juan Mendieta, portavoz del Miami Dade College.

El campus del Doral cerrará durante lo que queda de semana, dijo Mendieta.

Las autoridades enviaron decenas de unidades en cuanto se informó del derrumbe en la dirección 3800 NW 115th Avenue, hecho ocurrido a las 11:40 a.m. del miércoles

Un empleado de construcción dijo a Telemundo 51 que él se encontraba en el sexto piso cuando comenzó el derrumbe y se echó a correr.

Describió los pisos como "pancakes" que cayeron uno sobre otro.

El escombro alcanzaba alrededor de los 20 pies y una grúa, así como maquinaria pesada, se encontraban cerca del estacionamiento cuando éste colapsó.

A lo largo de toda la jornada hubo muchos socorristas y  policías en las inmediaciones, al igual que ambulancias.