MIAMI - El aspirante republicano a la presidencia Mitt Romney regresó a Miami para disputarle  al presidente Barack Obama los 29 votos electorales de la Florida.

Romney protagonizó un acto político en el BankUnited Center de la Universidad de Miami, prometiendo que de conseguir la victoria colocará a Estados Unidos en un rumbo de prosperidad.

Romney estuvo acompañado en el podio del senador Marco Rubio, del ex gobernador Jeb Bush y del congresista Connie Mack, quien busca ocupar el escaño en el Senado federal que en la actualidad ocupa Bill Nelson.

El aspirante retomó de esta forma la campaña electoral a seis días de las elecciones, tras una interrupción ocasionada por el huracán Sandy.

Romney comenzó su jornada en Tampa, donde  dedicó buena parte de su intervención a repasar los retos económicos que afronta el país.

El republicano es el único candidato que hizo este miércoles campaña, ya que su rival en las urnas, el presidente Barack Obama, continúa con la agenda electoral suspendida para atender las necesidades generadas por el paso de Sandy por la costa noreste del país.
 
Romney insistió en su idea de que Estados Unidos no puede permitirse cuatro años más de mandato de Obama y defendió que el país necesita un cambio de rumbo.

Según una encuesta difundida este miércoles por la Universidad Quinnipiac, Obama aventaja en intención de voto a Romney por un punto (48 % a 47 %) en Florida, una distancia mucho menor que la reflejada en una encuesta difundida por esta misma institución el 26 de septiembre, cuando el demócrata gozaba del apoyo del 53 % y el republicano del 44 %.

Según esa encuesta, el 49 % de los habitantes de Florida cree que Romney es más capaz de arreglar los problemas económicos, mientras el que el 47 % apuesta por Obama.

Entre las mujeres del estado el apoyo es mayor hacia Obama (53 % a 43 %), aunque ese margen también se ha estrechado respecto a la encuesta anterior.

Florida es uno de los estados más disputados en esta recta final de la campaña, ya que aquí los candidatos están aún muy igualados en las encuestas y están en juego 29 votos electorales.