Un pueblo en el condado Kerry en Irlanda llamado Kilgarvan, aprobó una ley que permite a los miembros de su comunidad beber y conducir.

La ley fue propuesta por Danny Healy-Rae, quien es dueño de un bar local y también político.

La nueva ley permite que las personas que viven en las zonas rurales se puedan tomar unas “cervecitas” antes de llegar a su casa.

Healy-Rae dijo al diario The New York Times, que cree que la medida ayudará a preservar la cultura del “pub” en Irlanda, disminuir el riesgo de suicidio y evitar que las personas se aíslen en este pequeño puedo irlandés.

Entre reacciones gubernamentales negativas, Healy-Rae dice que la ley no aplica para todos, pero es principalmente para “las personas mayores que viven en lugares muy remotos”.

“¿Cuál es la alternativa para estas personas cuando no hay transporte público u otros medios? Dijo Hearly-Rae al periódico “¿Quedarse en casa solo, mirando a las cuatro paredes?”.

Algunos políticos locales todavía están sorprendidos de que la propuesta fue aprobada y la decisión ha causado controversia en todo el país el cual es conocido por su cerveza y sus “pubs”.