No sólo la sociedad se adapta a las nuevas tecnologías, la justicia y los jueces hacen lo propio a la hora de aplicar sentencias y sentar jurisprudencia.

En esta ocasión, una mujer residente en un suburbio de Philadelphia tiene prohibido usar Twitter por cinco años como parte de una sentencia por acoso, que le fue impuesta por el juez William Carpenter del Condado de Montgomery.

Las autoridades dijeron que Sadiyyah Young envió tuits despectivos y de acoso en contra de la gente que estaba envuelta en un caso de custodia de sus hijos, incluyendo a un juez que falló en contra de Young, los abogados, los padres adoptivos de sus hijos y los trabajadores sociales.

La batalla, que lleva ya un mes de duración, incluyó tuits que rezaban: "Alguien debería hacrles una visita a estas personas".

La mujer se declaró culpable de cargos menores de acoso y robo de identidad.

Además, fue condenada de 11 meses y medio a 23 meses en la cárcel y a tres años de probatoria.