Inmigrantes latinos salen victoriosos en el ojo de la justicia.

El gobierno federal ha concedido una recompensación de $350,000  para aplacar una demanda establecida por 11 hispanos que fueron arrestados en el 2007.

Según los abogados de las víctimas, los arrestos fueron parte de varias redadas realizadas en sus propias casas, en la ciudad de New Haven.

Por otro lado, la defensa de la universidad de Yale dijo que las autoridades federales no deportarán a los inmigrantes como parte del acuerdo.

“Esta resolución demuestra lo que puede suceder cuando personas tienen el valor de unirse y pelear por sus derechos humanos”, dijo la defensa.