MIAMI -  Dos de los sobrevivientes de un accidente de autobús en el Aeropuerto Internacional de Miami permanecen en condición crítica, dijeron este martes las autoridades médicas.

Otros siete de los pasajeros que fueron hospitalizados han sido dados de alta y otros tres permanecen recluidos pero están en condición estable, dijeron los doctores en rueda de prensa este martes en el Hospital Jackson.

Dos personas murieron cuando un autobús que llevaba a 32 feligreses de una iglesia de los Testigos de Jehová chocó contra un paso a nivel este sábado en el aeropuerto.

El autobús había salido de Sweetwater, donde se encontraba la iglesia del grupo, y se dirigía a West Palm Beach para un acto religioso.

Según la policía el conductor Ramón Ferreiro chocó el autobús contra el cemento del paso a nivel, accidente en el que fallecieron Serafín Castillo, de 86 años, y Francisco Uraña, de 56 años.

Ferreiro, cuyo historial como conductor está sin tacha, no enfrenta cargo alguno por el accidente.

La policía dijo que el chofer estaba perdido y que fue así como acabó por la zona del aeropuerto, muy alejada de la ruta que debía seguir para llegar a West Palm Beach.

Los doctores en el Hospital Jackson dijeron que el centro médico cuenta con procedimientos para grupos religiosos como el de los Testigos de Jehová, cuyos miembros no aceptan las trasfusiones de sangre.

"Ese es un un gran problema para cualquier centro de traumatología", dijo el doctor  Nicholas Namias, director médico del Ryder Trauma Center y jefe de la División de Traumatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami.
 
"Si un paciente adulto nos comunica el deseo de que no quiere trasfusiones de sangre nosotros le podemos cumplir ese deseo, hasta donde ese paciente quiera", dijo el doctor, explicando que hay técnicas modernas que permiten tratamiento de enfermos con bajos niveles de sangre en el cuerpo.

Namias explicó que los pacientes del autobús han pedido que no se divulguen datos de sus tratamientos médicos.