JOHANNESBURGO, Sudáfrica- El presidente estadounidense, Barack Obama, cerrará en Ciudad del Cabo, en el suroeste de Sudáfrica, una visita oficial de dos días marcada por el delicado estado de salud de Nelson Mandela.

Obama viajará esta mañana a Ciudad del Cabo procedente de Pretoria, donde ayer se reunió con su homólogo sudafricano, Jacob Zuma, en el primer acto de su visita.

El primer destino de Obama en Ciudad del Cabo será la célebre "Robben Island", la isla en la que está situada la antigua cárcel en la que Mandela y otros prisioneros políticos estuvieron presos durante 18 años.

Obama realizará la visita acompañado de su mujer, Michelle, y de sus hijas, Malia y Sahsa.

El acto servirá para rendir tributo a quien es para Obama un "héroe personal" y una "inspiración para el mundo", según dijo en la rueda de prensa conjunta con Zuma.

El presidente estadounidense visitará después un centro comunitario de Ciudad del Cabo acompañado por Desmond Tutu, antiguo activista contra el régimen racista del "apartheid" y arzobispo emérito de la ciudad.

El último acto de Obama en Sudáfrica le llevará por la tarde a la Universidad de Ciudad del Cabo, donde pronunciará un discurso antes de cerrar su programa de actos oficiales.

Tras su encuentro con Zuma, el mandatario estadounidense se reunió en Johannesburgo con familiares de Nelson Mandela, que tiene 94 años y lleva ocho días en estado "crítico" en un hospital de Pretoria.

Obama se desplazó después hasta el antiguo gueto negro de Soweto, en el suroeste de Johannesburgo, en el que vivió Mandela, para dirigirse a los estudiantes en un campus universitario de la zona.

En un acto lleno de simbolismo, Obama recordó los sacrificios que Mandela hizo por la libertad y la dignidad humana, y emplazó al joven auditorio a seguir su ejemplo.

"El futuro del continente está en vuestras manos", proclamó el primer presidente negro de los Estados Unidos.

La primera visita de Obama a Sudáfrica como presidente es la segunda etapa de una gira africana que le llevó el pasado miércoles a Senegal en su primera escala, y que concluirá el martes en Tanzania.