SEÚL, Corea- Corea del Norte ha puesto a sus tropas en estado de emergencia y "preparadas para iniciar operaciones" como respuesta a las maniobras militares que Corea del Sur, EEUU y Japón tienen programadas en aguas surcoreanas.
 
En el último brote, un portavoz del Ejército norcoreano advirtió a Estados Unidos de "consecuencias desastrosas" por haber trasladado un grupo de buques, entre ellos un portaaviones, a un puerto de Corea del Sur.
 
Todas las unidades del Ejército Popular norcoreano "recibieron la orden de emergencia del mando supremo" de "estar preparadas para iniciar rápidamente operaciones en cualquier momento, vigilando de cerca cada movimiento de los agresores", comunicó el régimen norcoreano en un despacho de la agencia estatal KCNA.
 
Corea del Sur, EEUU y Japón tienen programado iniciar unas maniobras navales conjuntas de tres días en aguas de Corea del Sur con la participación del portaaviones de propulsión nuclear USS George Washington, uno de los grandes buques de la Marina de EEUU.
 
Corea del Norte calificó la presencia del portaaviones estadounidense en aguas del Sur como una amenaza de ataque nuclear, por lo que advirtió a EEUU de que sus acciones pueden causar "los desastres más impredecibles", según el despacho de la KCNA.
 
Además, acusó a la Administración Obama de emitir "puras mentiras" cuando afirma que no mantiene una política hostil hacia Corea del Norte.
 
Asimismo, Pyongyang condenó la nueva estrategia de defensa de Seúl y Washington, que la semana pasada confirmaron su intención de lanzar un ataque preventivo si Pyongyang se dispone a usar sus armas nucleares.
 
El régimen norcoreano ya criticó los pasados días las maniobras militares programadas por los aliados en la región, y que se realizan con carácter anual.
 
La nueva subida de tono de Corea del Norte llega en un momento de relativa calma, meses después de que la tensión se elevara hasta límites inusitados cuando en marzo y abril el régimen de Kim Jong-un lanzó una agresiva campaña de hostilidades con amenazas diarias de guerra.
 
Sin embargo, desde entonces hasta esta semana Corea del Norte había mostrado una aparente voluntad de diálogo e incluso han existido avances entre las partes para normalizar las relaciones.
 

EEUU mantiene 28.500 efectivos en Corea del Sur y se compromete a defender a su aliado en caso de conflicto con el Norte como vestigio de la Guerra de Corea (1950-53), que concluyó con un armisticio nunca reemplazado por un tratado de paz definitivo hasta hoy.