MIAMI - Cuando los trabajadores comenzaron derribar los paneles de yeso en una casa en el sur de Miami se llevaron una gran sorpresa. Descubrieron panales de abejas que se extendían a través del techo y las paredes. Miles de estos insectos pululaban tanto en el interior como en el exterior de la vivienda. Las paredes estaban llenas de miel.

María Sentmanat alquiló la casa durante casi dos años. "Hace seis meses escuchaba zumbidos en las paredes. El sonido fue muy persistente y en los dos últimos meses era como un pequeño motor funcionando en las paredes", declaró la sorprendida inquilina.

Una mujer resultó herida y dos perros murieron tras el ataque de las abejas.

El propietario, Santiago Álvarez, vive justo detrás de la casa y descubrió que el techo del dormitorio de su hija también había sido invadido por las abejas.

La miel empezó a gotea del techo cuando se empezó a trabajar en la reparación.

Un experto dijo que en la casa habían estado viviendo alrededor de 60,000 abejas.
 

El año pasado un hombre de Miami murió cuando fue atacado por las abejas dentro de su casa y se cayó de una silla