HOUSTON - En los últimos dos años, Mayra Rosales se ha quitado dos enormes pesos en su vida. 

El primero de ellos fue la responsabilidad que ella misma se quiso atribuir sobre la muerte de su sobrino Eliseo.

En su momento ella, una mujer que llegó a pesar 1,028 libras, aseguró que el menor murió, en el 2008, asfixiado bajo ella mientras dormía en su cama.

Sin embargo, poco tiempo después confesó que no había sido su obesidad mórbida la causante de la muerte del niño, sino que éste falleció a causa de los golpes que su madre le dio.

Ella decidió confesarlo luego de ver cómo su hermana golpeaba a otros de sus hijos.

Finalmente, en el 2011 la exoneraron de toda responsabilidad y, por el contrario fue su hermana la que terminó en la cárcel pagando una pena de 15 años.

El segundo fue su peso corporal.

De los 1,028 libras se sometió a cirugías y a un tratamiento para bajar de peso y ahora, en medio de un estricto plan, ha logrado reducir su peso a cerca de 200 libras.

Por eso, Rosales decidió participar en un documental sobre su vida en el canal de televisión The Learning Channel (TLC) llamado "Half-ton Killer: Transformed" (Asesina de media tonelada: transformada), que se estrenó el pasado 4 de diciembre.

En el documental y en fotografías que ella misma puso en Facebook, la mujer se ve completamente transformada.