MIAMI - Por lo menos 15 disparos sonaron y testigos creyeron que eran fuegos artificiales, aunque en realidad se trataba de un robo a mano armada en el que un guardia de seguridad se lio a tiros con unos ladrones frente a un banco.

El robo ocurrió en la sede del Space Coast Union Bank, en Sunrise, al noroeste del Condado Broward, a plena luz del día.

El video captado por una cámara de seguridad muestra el momento exacto en que uno de los guardias de seguridad es atacado por dos ladrones que lo obligaron a tenderse bocabajo en el piso. Segundo después, el guardia sacó su arma y abrió fuego contra los malhechores.

"Cuando no pudieron desarmarlo, tomaron la bolsa de dinero y de dieron a la fuga", explicó Ricardo Henríquez, agente del FBI a cargo de las investigaciones.

El guardia que disparó le dijo a la policía que cree haber impactado a uno de los sujetos. El FBI verificó estas declaraciones poco después al encontrar impactos de bala y sangre en el auto en que los ladrones trataron de huir, un honda Civic de color blanco que había sido reportado como robado. En su interior fue hallada también un arma de fuego.

"Condujeron aproximadamente como 200 o 300 yardas y en ese momento se montaron en otro vehículo", agregó Henríquez. Se cree que el auto en que escaparon los cacos es un Lexus modelo 300.

Por su parte el agente del FBI Michael Lebrock informó que por el momento no se revelaría la suma de dinero robado, hasta que avancen más las investigaciones.

El guardia de seguridad, quien no sufrió heridas, fue interrogado durante varias horas por los investigadores con el objetivo de recopilar la mayor cantidad de información y evidencias posibles.

La compañía a la que pertenece el guardia de seguridad está ofreciendo una recompensa de $ 25,000 dólares por cualquier información que los acerque a la pista de los delincuentes.