La noticia sobre la trágica muerte de Hyon Song-Wol, la exnovia del dictador norcoreano Kim Jon Un, dio la vuelta al mundo y sorprendía a la comunidad internacional por su falta de humanidad.

La razón oficial fue violar las estrictas leyes de la pornografía ya que Hyon protagonizó un video que en el país consideraron como pornográfico.

Si ese ya era un motivo lamentable para ejecutar a alguien, aún se entiende menos la acción de Kim cuando se ven las imágenes del supuesto video "porno".

Esta semana se daba a conocer la cinta de la mano del servidor chino "Youku" donde simplemente se ve a tres bailarinas interpretando una canción de lo más normal.

A la cantante se le aplicó la pena de ejecución pública junto a otras once personas que formaban parte de la orquesta musical Unhasu. Todos fueron asesinados en presencia de familiares y otros miembros del grupo musical.

Habían sido detenidos tras ser acusados por grabar y vender videos pornográficos. Entre otras cosas, al conjunto se le incautaron varias Biblias, razón por la que fueron tratados como disidentes políticos. Según los medios coreanos, Kim Jong Un salió con la cantante durante diez años. La relación dejó de existir porque no contaban con la aprobación de King Jong Il, papá de Kim.