JERUSALEN - Diplomáticos de todo el mundo intensificaron el martes sus intentos para que Israel y los extremistas en la Franja de Gaza cesen sus hostilidades de casi una semana, con el presidente de Egipto afirmando que los ataques aéreos israelíes terminarían en cuestión de horas y el primer ministro de Israel sosteniendo que su país estaría "dispuesto" a un alto el fuego con el grupo islámico Hamas.

Mientras los representantes diplomáticos recorrían toda la región para presionar por un acuerdo, un alto funcionario de Hamas dijo que estaba cerca un compromiso, incluso mientras continuaban los ataques entre las dos partes. La cifra de muertos israelíes se elevó el martes a cinco, con el deceso de un soldado israelí y un contratista civil. Más de 130 palestinos han muerto.

"No hemos alcanzado un acuerdo todavía, pero estamos avanzando y lo más probable es que sea esta noche", dijo el martes Musa Abu Marzuk en El Cairo, donde se realizaban las conversaciones hacia un alto el fuego. Otro funcionario de Hamas, Izzat Risheq, dijo más tarde que quizas no se alcanzaría un acuerdo.

Funcionarios israelíes solo dijeron que había en marcha"esfuerzos intensos" para cesar los combates. El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, citado por la prensa local, dijo durante una reunión a puerta cerrada que Israel quería que Hamas ordene un período de prueba de 24 horas sin ataques con cohetes para comprobar que es capaz de imponer una tregua.

En lo que pareció ser una ráfaga de último minuto de fuego intenso, tanques y embarcaciones cañoneras israelíes bombardearon objetivos el martes por la noche. Uno de los ataques aéreos mató a dos hermanos que viajaban en una motocicleta. Los hombres no fueron identificados.

El recrudecimiento se produjo poco antes de la llegada a la región de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton. Tras su llegada, la diplomática se apresuró para una reunión nocturna con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. El presidente Barack Obama la envió a Medio Oriente desde Camboya, donde lo acompañaba en una gira.

El presidente egipcio, Mohamed Morsi, quizás el interlocutor más importante entre Hamas -el grupo extremista que gobierna el territorio palestino- y los israelíes, afirmó el martes que las negociaciones entre ambas partes darían "resultados positivos" en cuestión de horas. Morsi habló ante reporteros en la ciudad de Zagazig.

Israel exige que cesen los ataques con cohetes desde la Franja de Gaza y el fin del contrabando de armas de Egipto a Gaza a través de túneles transfronterizos. También demanda garantías internacionales de que Hamas no se rearmará ni utilizará la región egipcia del Sinaí para atacar a Israel.

Hamas quiere que Israel detenga todos sus ataques contra la Franja de Gaza y que suspenda sus restricciones estrictas al comercio y al movimiento de entrada y salida del territorio que han estado en vigencia desde que Hamas tomó Gaza por la fuerza en 2007. Israel ya ha rechazado tales demandas anteriormente.

En Bruselas, un alto funcionario del servicio exterior de la Unión Europea dijo que un cese del fuego incluiría el fin de los ataques aéreos israelíes y los asesinatos selectivos en Gaza, la apertura de los cruces fronterizos de Gaza y el fin de los ataques con cohetes en Israel. El funcionario habló bajo condición de anonimato debido a que no estaba autorizado para hablar con la prensa.

La violencia continuó mientras se desarrollaban las conversaciones. Un ataque aéreo la noche del martes mató a dos periodistas que trabajaban para la estación televisiva de Hamas, Al-Aqsa, según un comunicado del canal.

Para el martes, 133 palestinos, incluidos al menos 54 civiles, habían muerto desde que Israel comenzó la ofensiva aérea que hasta el momento ha incluido cerca de 1.500 ataques. Unas 840 personas han resultado heridas, incluyendo 225 niños, dijeron funcionarios de salud de Gaza.