LOS ÁNGELES (California) – Una corte del sur de California, determinó que una compañía de seguridad pague una compensación de $58 millones, a un hombre que fue blanco de una golpiza que terminó por dañarle la mitad de su cerebro.

La víctima es Antonio López Chaj. Él tiene 43 años de edad, es pintor de oficio, y entre las consecuencias de los golpes que recibió, está que no puede hablar y que necesita atención médica las 24 horas del día.

Dicho ataque ocurrió el 20 de abril del 2010, cuando López defendió a unos familiares que eran atacados por dos empleados de un bar. Como resultado de eso, recibió al menos ocho golpes en la cabeza con un bastón de seguridad, además de que estrellaron su cabeza contra el pavimento cuatro veces.

Según el reporte, estos empleados se dieron a la fuga después del ataque y hasta el momento no han logrado arrestarlos.

Cabe mencionar que esta compensación de $58 millones, es una de las más cuantiosas que se han otorgado en el estado de California.