MIAMI - No hay que ser Tarzán para cazar pitones, solo tener un poco voluntad como el senador Bill Nelson, quien viajó directamente desde Washington para unirse a la cacería de pitones que por estos días se desarrolla en los Everglades, al suroeste de la península de Florida.

El concurso "Python Challenge" fue instituido para controlar la proliferación de este tipo de animal en el ecosistema de los Everglades que en los últimos años se ha visto amenazado por la presencia de la gigantesca serpiente.

"Estas es una especie no nativa que está afectando el balance ecológico, porque se está comiendo todo lo que encuentra a su paso", dijo Bill Nelson a la prensa que acudió al lugar.

Los amantes a la cacería de este tipo de ejemplar podrán optar por un premio de $ 1,500 dólares para el que captura el mayor número y $ 1,000 para el que consiga la serpiente pitón birmana más grande.