Mientras el gobierno del presidente Barack Obama pide una investigación internacional sobre la sospechosa muerte de Osvaldo Payá y Harold Cepero-que según el político español Angel Carromero no fue accidental- y muchas voces se levantan contra el embargo comercial de Estados Unidos yla liberación de los cinco espías. O a favor del aumento del intercambio cultural y de los viajes de turistas estadounidenses a Cuba, el aparato de represión del gobierno comunista de Raúl Castro continúa su escalada de violencia contra los opositores pacíficos.

Como vemos en las imágenes, el opositor Rodolfo Ayala Galindo da su testimonio sobre cómo fue agredido por las turbas, en una muestra más de que el régimen de La Habana no está dispuesto a cambiar en su esencia represiva. Eso a pesar de las “reformas” económicas, y la liberación selecta del derecho a viajar de los cubanos.