El escándalo de las armas enviadas a Corea del Norte desde Cuba, sigue dando de qué hablar. Ahora el gobierno comunista coreano le ha pedido a Panamá que libere el barco detenido con el armamento, diciendo que esas armas son parte de un acuerdo legítimo, mientras la ONU elogió al gobierno panameño por su desempeño en el caso.

El presidente panameño Ricardo Martinelli ha dicho que buscará la colaboración de países amigos para que envíen sus expertos a ayudar a identificar el tipo de armamento que viajaba en el barco. Y ya están en el país centroamericano especialistas de Estados Unidos e Inglaterra.

Los expertos en inteligencia coinciden en que esta operación de tráfico de armas es de una enorme torpeza.

Entre las armas confirmadas hay dos aviones, 9 cohetes y dos sistemas antimisiles.

La ONU por su parte ha dicho que de confirmarse el tipo de armamento constituiría una violación de las resoluciones internacionales, y los expertos en estos temas creen que esto implicaría sanciones a Cuba y a Corea del Norte.

Mientras tanto los legisladores cubanoamericanos estás presionando al gobierno de Barack Obama para que actúe y tome medidas contra La Habana.