MIAMI - Un cubano que perdió los brazos cuando estaba preso en la isla necesita vender arbolitos de Navidad pero el destino le ha jugado una mala jugada este año.

Jorge Alvart se quedó sin brazos mientras estaba preso en Cuba y en su desesperación por fugarse se inyectó petróleo para que lo llevaran a un hospital y de alli poder escapar.

Eventualmente logró salir de la isla y recabó en Miami, donde se dedica a vender flores y -- ahora en Navidad-- arbolitos.

Hace pocos meses compró el negocio de venta de flores Jorge Orchid.

Sin embargo ha tenido tan mala suerte que una construcción en la zona donde tiene su puesto está impidiendo que los compradores vean su oferta, y apenas vende tres arbolitos al día.

Ahora enfrenta la posibilidad de perder su negocio.

Si quieres apoyar a Alvart estas estos días de fiesta acércate a su puesto, situado en la Avenida 57 y la Calle 20 de Miami.