La cruzada de Hugo Chávez para transformar a Venezuela en un estado socialista, que ha dividido a la nación, se sometió a la prueba electoral más dura en casi 14 años de gobierno.

Pero salió más que airoso. El mandatario ganó por un margen de 54%, 7.4 millones de votos frente a 6.15 millones del candidato opositor Henrique Capriles, que fue el primer candidato que logró aglutinar a su alrededor las fuerzas de oposición como ningún otro contrincante que haya tenido Chávez al superar la barrera de los 4.5 millones de votos.

Para Chávez vencer retos que parecen imposibles no es nuevo.

Fue encarcelado en 1992 tras fracasar en un intento de derrocar al gobierno en un sangriento golpe de estado. En esos años, nadie imaginó que el teniente coronel alcanzaría el poder en las urnas siete años después. Luego fue derrocado en un golpe de estado pero 24 horas después retornó al poder ante revueltas populares.

Desde entonces, ha ganado elección tras elección, incluyendo la de esta noche por el estrecho margen que jamás haya logrado, lo que arroja interrogantes sobre cómo se verá afectada su gobernabilidad con una oposición vigorosa.

"No obtuvimos la Presidencia, pero obtuvimos el compromiso, el cariño, el amor, de más de seis millones de venezolanos, y no los voy a dejar solos", dijo un sereno Capriles. "Dejé el alma y estoy orgulloso de lo que hemos construido".

De todas maneras, el hombre que habló de gobernar hasta 2031 sigue siendo el líder indiscutido de la organización política más grande del país compuesta por un ejército de seguidores que ha marcado y se ha arraigado en el ejército, la burocracia estatal y en barriadas a lo largo y ancho de la nación.

Tras el anuncio de los resultados electorales, cientos de seguidores chavistas se lanzaron a las calles, saltando, bailando y portando banderas nacionales y retratos de Chávez para celebrar su triunfo.

Aún con la vitoria chavista y su apoyo popular, resulta incierto el destino de un país que está en gran parte creado a semejanza del caudillo en los últimos 14 años. Sólo otro venezolano ha estado en el poder más tiempo: el general Juan Vicente Gómez, dictador que rigió el país con mano de hierro por 27 años hasta 1936, cuando murió.