MIAMI - Un nuevo inquilino ha llegado a un tranquilo vecindario del noroeste de Miami, lo extraño es que el recién llegado tiene cuatro patas y vive en el agua.

El intruso no es más que inmenso cocodrilo que ahora tiene preocupados a algunos residentes del área.

"Hemos tenido un cocodrilo detrás de la casa desde diciembre", dijo intranquilo Víctor, uno de los vecinos.

Según el hombre, la Ciudad había emitido un permiso para que el animal fuera relocalizado, pero al descubrir que no era un alligator, sino un cocodrilo, el encargado de cumplir la orden se retiró.

Por su parte, Jan, otro vecino, aseguró que han visto al cocodrilo entrar y salir varias veces en el lago.

"Ha estado aquí desde agosto. No nos asusta, al contrario, nos parece increíble", aseveró.

Se estima que el cocodrilo mida entre 8 y 9 pies, y las autoridades esperan relocalizarlo en cualquier momento.