LA HABANA - La escultura del Cristo de La Habana, símbolo de esta ciudad, ha sido reabierta después de permanecer cerrada por un año por motivos de restauración.

La imagen había sido afectada por dos rayos, uno en un brazo y otro en la cabeza.

Mide 20 metros de alto y pesa 320 toneladas. Está esculpida en mármol y fue inaugurada en 1958.

La obra muestra a un Cristo de cuerpo entero con una leve sonrisa, vestido con una túnica que deja ver sus pies calzados con unas sandalias.