Entre todas las necesidades que tiene Cuba una de las más acuciantes es la de fabricar pañales.

Eso es al menos lo que ha trascendido de un discurso pronunciado por el hombre fuerte cubano Raúl Castro, en el que instó a construir una fábrica de pañales en la isla.

"Hay que hacerlo, no recuerdo cuánto cuesta, es cara [la fábrica], pero tenemos que hacerlo", dijo Raúl Castro.

"Eso ahorra mucho esfuerzo a las mujeres", explicó Castro durante una reciente reunión con el Consejo de Ministros.

En la isla no es fácil conseguir pañales para bebés, y cuando se encuentran hay que pagar una fortuna por ellos, al menos en función de los salarios que se ganan en la isla.

Por lo general se usa una tela de gasa que hay que estar lavando y cuidando, lo cual implica mucho esfuierzo por parte de los padres.

En el Consejo de Ministros se revisó el curso de la economía durante el 2012 y se analizarón los proyectos trazados para el 2013.