MIAMI - Un cuadro que representaba una variación de la icónica imagen del Ché fue motivo de discordia en un hotel de Miami Beach cuando un grupo de exiliados cubanos pidieron a la gerencia del lugar que lo retirara de sus paredes.

"Poner eso aquí en Miami Beach, donde la comunidad cubana es extensa, es una ofensa", dijo Ariel Boris, un vecino del lugar.

Según huéspedes de la instalación, el cuadro había permanecido alrededor de una semana en el sitio, pero después de cientos de llamadas y reclamos de visitantes, la gerencia decidió retirarlo.

"Somos muy sensibles con nuestra comunidad. La pintura fue retirada luego de notar el malestar que estaba provocando y sentimos mucho lo que eso causó en algunos vecinos y huéspedes", dijo George M. Cozonis, gerente general del establecimiento.

La obra, de grandes dimensiones cuyo autor no fue revelado, descansará en alguna otra sala del W hasta que pueda ser devuelta a su propietario.