Este jueves se cumplieron 40 años desde que Joanne Chesimard, prominente miembro de las Panteras Negras y el Ejército de Liberación, escapó a Cuba, y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) la ha incluido por primera vez en su lista de los 10 terroristas más buscados a escala internacional.

Joanne Chesimard escapó de una prisión para mujeres en 1979, con la ayuda de tres pistoleros, tras ser condenada por matar a un policía de Nueva Jersey en 1973.

El anuncio fue hecho conjuntamente con las autoridades de Nueva Jersey, quienes aumentaron a $2 millones la recompensa por su captura.

Chesimard, de 65 años, fue juzgada y condenada por el asesinato a sangre fría del agente de la patrulla de carreteras Werner Foerster.

Desde entonces, funcionarios estadounidenses, el FBI y la oficina del Procurador General de Nueva Jersey han fracasado en sus intentos de conseguir que el gobierno cubano entregue a Chesimard, quien se hace llamar Assata Shakur.

La mujer vive en La Habana con la anuencia de funcionarios gubernamentales, y Fidel Castro en el 2005 la identificó como una “luchadora” por la igualdad racial en Estados Unidos.