El gobierno comunista de Cuba dejará que los viajeros entren al país con equipos electrodomésticos, después de establecer la prohibición en medio de una crisis energética en marzo del 2005.

A partir de ahora permitirán la importación sin carácter comercial a personas naturales de equipos como refrigeradores, aires acondicionados, cocinas eléctricas, hornos microondas, duchas eléctricas, planchas, tostadoras y bicicletas eléctricas.

Para poder importarlos deben cumplirse los siguientes requisitos:

1.  Acondicionadores de aire con capacidad no mayor a  una tonelada.

2. Cocinas y hornillas eléctricas cuyo consumo eléctrico no exceda 1,500 Watt, por parrilla.

3.  Hornos  microonda cuyo consumo no exceda 2,000 Watt.

Cada viajero podrá llevar a Cuba dos equipos en cada categoría establecida, aunque no se especifica si se determinará un límite de acuerdo a las entradas que haga durante un año, como establecen las reglas aduanales para otros artículos no comerciales.

Los s valores admitidos como precios de los equipos oscilarán entre $500 y $100 dólares para las cocinas eléctricas, $300 dólares para refrigeradores y congeladores, $200 dólares para los ciclomotores eléctricos, y entre $200 y 150 dólares para los aires acondicionados.

El resto de los artículos aparecen valorados en menos de $100 dólares.